La agricultura

Las poco más de 100 hectáreas de terreno que se trabajan desde Mas de Noguera se dedican a diferentes producciones, todas ellas orientadas principalmente al abastecimiento de la propia masía. La fertilización se basa en el uso del estiércol, la mayor parte producido por nuestros animales, y una correcta rotación de cultivos.

 

Huerta y frutales
En las pequeñas parcelas que rodean la masía, las únicas que disponen de riego, se cultivan hortalizas, frutales y forrajes. La amplia diversidad de especies, incrementada por la presencia de setos, aromáticas y plantas silvestres, ha permitido alcanzar un equilibrio ecológico que permite que estos cultivos se desarrollen sin plagas ni enfermedades.

El aspecto de la huerta varía mucho a lo largo del año. Desde mediados de otoño a finales de invierno el clima frío de la zona impone muchas limitaciones. La mayor parte de los árboles habrán perdido la hoja y solo se pueden cultivar unas pocas hortalizas como coles o puerros. En primavera, con la llegada del calor, brotan los árboles, se preparan los semilleros y en poco tiempo todo se transforma. Los campos se llenan de tomateras, judías, calabacines, patatas, lechugas y un sinfín más de hortalizas. A finales de primavera y principios de verano todo es exuberancia. Con el regreso del frío, a principios de otoño, muchos cultivos han sido cosechados o se agotan, muchos pájaros emigran a zonas más cálidas, los insectos empiezan a invernar ... vuelve la tranquilidad a la huerta.

 

Secano
Las tierras de labor se encuentran repartidas en los términos de Pina de Montalgrao y Barracas, al norte de la masía. Es una zona dedicada al cultivo del cereal, junto con algunas legumbres y forrajes, y, más recientemente plantaciones truferas. Unas veinte hectáreas de estas tierras nos permiten obtener todo el trigo que se utiliza en la masía y una parte del alimento de los animales.

 

Almendros

Es la única producción que, debido a su volumen, se vende al exterior, quedándonos sólo una pequeña parte para el consumo de la masía. Parte de los campos de almendros se encuentran alrededor de la huerta pero otros muchos están dispersos en Caudiel, Benafer o Viver. Junto a las variedades más tradicionales como la Marcano, la Largueta o la Comuna tenemos también algunas variedades de floración tardía.


Pastos

Las zonas poco aptas para el cultivo, por su pendiente o por el tipo de suelo, se dedican a pastos para el ganado, aunque en algunas estamos regenerando la vegetación, destruida en el incendio de 1994, y no se lleva allí el rebaño. Son pastizales pobres, formados principalmente por arbustos de aromáticas, que deben ser complementados con forrajes cultivados.

 

Trabajando la huerta con la azada de rueda

Trabajando la huerta con la azada de rueda

Los campos de cereal forman un mosaico con el carrascal

Los campos de cereal forman un mosaico con el carrascal

Variedades antiguas de maíz

Variedades antiguas de maíz

Bicho